Realidades: Tránsito

Cuando despertó, cuatro meses después, el blog seguía allí.

Impasible, incorrupto, esperando palabras frescas para alimentar su ardor.

No hubo pasividad sino inviabilidad, o quizá la infructuosa gestión del escaso tiempo libre.

Una nueva muesca en el expediente académico y un traslado ígneo-glacial motivaron el silencio temporal. Nuevos planes, idénticas estrategias.

Ahora, un verano más o menos ocioso para pensar y escribir a la luz de las tímidas noches árticas.

Moraleja: la vuelta a la nada será productiva o no será.

 plage

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s